Primeros Habitantes

Indígenas huetares.

Las condiciones favorables de la región: rica en fuentes y manantiales de agua.

1843: Inicio del desarrollo de la población. Se comenzó activa exportación de café a los mercados europeos, la necesidad de construir una adecuada vía de comunicación terrestre entre ciudad San José y el puerto de Puntarenas; hizo que el trazado pasara por este territorio.

Por ello, el aspecto de San Antonio es de un asentamiento, con orientación de este a oeste, a lo largo del camino principal. Belén se convirtió en uno de los lugares obligados de descanso, para los carreteros que transportaban el grano de oro al puerto del Pacífico v traían de regreso otros productos que se importaban en esa época.

Primera Sesión Municipal

El 15 de julio de 1915: primera sesión del Concejo de Belén.

Integrado por los regidores señores:

  • Esteban Murillo Moya, Presidente
  • Fermín González Murillo, Vicepresidente
  • Fidel Chaves Murillo, Fiscal
  • Nereo Zumbado Villanea, Secretario Municipal
  • José Murillo Alfaro, Jefe Político

 

HISTORIA DEL CANTON DE BELEN

 

Para ubicar el origen del cantón de Belén en la historia se debe remontar a la colonia cuando en la Hacienda Potrerillos, situada en La Asunción, se estableció el primer núcleo familiar formal de lo que sería Belén.

Potrerillos era parte del territorio que comprendía la Cofradía de La Asunción de Barba, que hoy se podría ubicar desde La Asunción de Belén hasta Atenas.

Se dio un proceso evolutivo Potrerillos-Asunción y posteriormente La Asunción-San Antonio.  Con el nombre de La Asunción fue identificada gran parte de lo que hoy es Belén.  Porque en cuanto a lo que San Antonio se refiere, se señala el año 1780, cuando las familias González, Murillo y Moya; los dos primeros heredianos y el tercero cartaginés fundaron el lugar.  La Ribera probablemente también fue fundada a finales del siglo XVIII.

En 1848 Potrerillos tenía cierta importancia ya que figuró como distrito parroquial del primer cantón de la provincia de Heredia.  En la Hacienda Potrerillos se habían establecido familias procedentes de Cubujuquí, entre otras los Pérez y los Chaverri, de los cuales aún existen descendientes en el mismo lugar.

No es posible precisar cuando se empezó a distinguir entre lo que hoy son los distritos de La Asunción y San Antonio, aunque ya en 1846 se cita a San Antonio como barrio.  Sin embargo, las mayores referencias escritas de esa época hacen mención a La Asunción. Por La Asunción pasaba el camino que conducía a Puntarenas, única ruta por la que Costa Rica se comunicaba con el extranjero.  Viajeros y exportadores de café transitaban continuamente, algunos descansaban en la posada de doña Lencha Moya, este sitio considerado como un hotel, brindaba calurosa acogida a los transeúntes y visitantes.  Unos de los huéspedes de esta posada fue el expresidente don Juan Rafael Mora Porras, dueño de la hacienda Ojo de Agua, situada en las vecindades del actual centro de San Antonio.

Un gran acontecimiento se da en esta época, el bautizo con el nombre de Belén, respondiendo a los deseos del primer obispo de Costa Rica, monseñor Anselmo Llorente y Lafuente, quien circunstancialmente a causa de su destierro paso dos navidades en la casa de don Manuel José González, estimó que el lugar debería llevar el nombre que evoca el pesebre.  Así a partir del 25 de diciembre de 1859 se llamó San Antonio de Belén.

Para los habitantes de la época, el cumplimiento de los deberes religiosos representaba muchas dificultades, pues ante la inexistencia de servicios, debían viajar a Heredia, incluso para enterrar a sus muertos.  Es en el año 1857 que, con motivo de la aparición del cólera, las autoridades de la provincia prohibieron enterrar allí difuntos de los pueblos vecinos, por lo que los habitantes de Belén eligieron un terreno para enterrar a sus muertos en el lugar que ocupa actualmente el cementerio.

Ante esta situación y la carencia de buenos caminos y escasez de medios de transporte se promovió la construcción de un templo para tranquilidad de los fieles.  La primera ermita se construyó en 1862 y la primera misa se llevó a cabo el 30 de junio del mismo año.  El 2 de julio de 1862 se elige esta ermita como filial de la parroquia de Heredia, a su vez paso a ser parroquia independiente el 27 de diciembre de 1867.  El primer cura párroco de San Antonio de Belén fue el presbítero Manuel Ugalde.

El pueblo experimentó un gran avance sobre todo por la reforma educativa que llevó a cabo en todo el país, el educador don Mauro Fernández, con esa reforma se implementó en Belén el sistema de enseñanza hasta sexto grado. Una educación seria y profunda a cargo de maestros que dejaron hondas huellas en la juventud de entonces. Otros logros de la época fueron la construcción de la iglesia (1862), una cárcel, un rastro y una plaza pública.

El pueblo de Belén alcanzó progresos muy notorios en la segunda mitad del siglo XIX.  En el campo económico básicamente con la agricultura, destacándose el cultivo del café, los granos básicos y las verduras.  El comercio fue muy significativo dadas las facilidades de comunicación. 

Se había preparado así el camino para que la comunidad luchara por lo que constituía la máxima aspiración de los pueblos de nuestra patria, el cantonato.

El ser cantón para un pueblo les aseguraba ascenso, prestigio, independencia, organización administrativa y autonomía.  También era asumir las tareas de gobierno y administración local en aras del progreso.  Los habitantes de Belén conscientes de sus responsabilidades consideraron que era el momento oportuno para desligarse de Heredia y dieron el paso para solicitar la creación del cantón.  Se dirigieron al Congreso Constitucional, argumentando poderosas razones, entre ellas, el gran adelanto que se había logrado en Belén hasta el momento.

El documento lo firmaron muchos vecinos, entre los cuales estaban: Rafael Zumbado, Manuel Rodríguez, Ricardo Moya, Leonidas Chávez, Maximiliano Zamora, Gregorio Campos, Nicanor Chávez, Apolinar Cerdas, Emilio Ramírez, Braulio Guzmán, Antonio González, Samuel Venegas, Estanislao Fuentes, Fidel Chávez, Rafael Villegas, Elisandro Arias, Fermín González, Cipriano González, Teodoro Aguilar, Nereo Delgado, Enrique Zumbado y Manuel del Pilar Zumbado.

El cura párroco Antonio del Carmen Monestel ejerció una gran influencia y tomo parte activa para que se hiciera realidad el proyecto.  El Congreso Constitucional dio a conocer la petición al gobernador y a la Municipalidad de Heredia.  Estos a su vez consultaron con distinguidos ciudadanos heredianos quienes creyeron que era razonable y positiva la creación del nuevo cantón.

Después del examen correspondiente a un proyecto de este tipo, por decreto número 15 del 6 de junio de 1907, el Congreso Constitucional creó el cantón de Belén, este decreto fue firmado por el entonces presidente de la República, el Lic. Cleto González Víquez, el 8 de junio del mismo año.

Textualmente el decreto dice:

Que el distrito de San Antonio de Belén del cantón central de la provincia de Heredia, por su población, riqueza, situación topográfica y por el grado de adelanto que ha alcanzado está plenamente preparado para el gobierno autónomo.

Decreta:

Artículo 1 – Erígese en la provincia de Heredia un nuevo cantón, que llevará el numero siete, segregado del central, que se llamará Belén, cuyos límites serán los que hoy cierran el conjunto de los poblados conocidos con los nombres de San Antonio, La Ribera y La Asunción.

Artículo2 – Comprenderán el nuevo cantón los distritos de San Antonio, La Ribera y La Asunción, los cuales se enumeran primero, segundo y tercero respectivamente.

Al primero que será la cabecera del cantón, se le confiere el título de villa.

Artículo 3 – Convocase a la electoral del cantón creado para que el 1 de julio próximo elija regidores municipales y síndicos, quienes tomarán posesión de sus cargos el 14 del mismo mes y durarán en sus funciones hasta el 31 de diciembre de 1908.

Al Poder Ejecutivo

Dado en el salón de sesiones del Congreso, Palacio Nacional, San José a los seis días del mes de junio de mil novecientos siete.

Federico Tinoco

Presidente

San José ocho de junio de 1908

Ejecútese

Cleto González Víquez

Presidente de la República

 

Siguiendo el proceso se eligieron los regidores y síndicos municipales y tal como lo señalaba el decreto de creación, la primera municipalidad se instaló el 14 de julio de 1907 y estuvo integrada por los señores: Esteban Murillo Moya, Fermín González Murillo, Fidel Chávez Murillo, Nereo Zumbado Villanea y Filadelfo González Murillo, hombres con reconocida autoridad moral, capacidad y entusiasmo.

La acción municipal se caracterizó desde sus inicios por la dedicación a trabajar con esfuerzo conjunto.  No hubo ruptura entre la etapa pre cantonal y la siguiente.  Eran los mismos hombres con los mismos ideales inspirados en la lucha permanente por continuar la tarea de desarrollo material y bienestar social iniciado años atrás.

 

TOMADO DE:

Municipalidad de Belén.  Guía Didáctica de la Información Publicada sobre el cantón de Belén. Belén, Heredia: La Municipalidad, 2009.

Campos González, Luz María. Mi Belén de Antaño.  Heredia: La Municipalidad, 2006.

La Asunción

El primer grupo familiar en lo que se denominó Hacienda Potrerillo o Potrerillos, en 1791. En ese lugar se erigió una gruta en honor a la Virgen de la Asunción; que viene a constituirse en el primer vecindario del presente distrito 3, del cantón sétimo de la provincia Heredia.

La Ribera

En el siglo XVIII, se fundó el poblado de La Ribera, incluso aún antes que San Antonio.

San Antonio

La fundación de lo que actualmente corresponde a ciudad San Antonio, fue efectuada por las familias de los señores Santiago González, Antonio Murillo y José Santos Moya; los dos primeros heredianos y el tercero cartaginés.

Iglesia de San Antonio

La primera ermita de San Antonio se contruyó en 1856, y fue bendecida seis años después. Durante el episcopado de Monseñor don Joaquín Anselmo Llorente y Lafuente, primer obispo de Costa Rica.

En el año 1867, se erigió la Parroquia, dedicada al Patrono San Antonio; la cual actualmente es sugragánea de la Diócesis de Alajuela, de la provincia Eclesiástica de Costa Rica.

Edificio de la Municipalidad de Belén: Escuela España

La Municipalidad de Belén con el propósito de edificar una nueva escuela, nombró como Presidente de la Junta de Educación al ciudadano español don Fransisco Vidarroetra Lerdo de Tajada, quien trabajó activamente junto con el vecindario logrando concluir la primera parte de la construcción en 1920.

En 1929 quedó totalmente concluida. Don Francisco no quiso que se pusiera su nombre a la nueva escuela, por lo que pidió que se diera el de su país de origen, España: y así se hizo.

Lugares nombrados como Patrimonio

  • Estación del Ferrocarril

Decreto 336377-C año 2007

La Estación de San Antonio de Belén fue construida bajo la dirección técnica de Luis Matamoros entre los años 1987 y 1900.

En 1900 se inaugura como la primera con capacidad plena para realizar labores de carga y descarga de mercaderías.

En 1990 se cancelan las operaciones de transporte por tren, aduciendo el Gobierno problemas de administración y tecnología.

Vista nocturna de la estación del tren

  • Casa de la Cultura

Decreto Ejecutivo No. 24107-C año 1993

Al constituirse el cantón, en el año 1907, se decide construir un lugar para albergar las autoridades del lugar y utilizarlo como cárcel.

Actualmente, el uso del edificio es como Casa de la Cultura.

 

Casa de la Cultura

  • Puente Quebrada Seca

Decreto Ejecutivo No. 17539-C año 1987

Construido en 1826 por una compañía inglesa. Se hizo sobre una bóveda de cañón, con bloques de piedra pegados con mortero a base de cemento y arena.

Se construyó como una opción de mejores vías de comunicación producto del desarrollo cafetalero.

Se encuentra desarmado actualmente, para luego armarlo en otro sitio, pieza por pieza. Esto porque representaba un peligro para la comunidad.

  • Escuela Manuel del Pilar Zumbado

Decreto Ejecutivo No. 30279-C año 2002

Construcción a cargo del personal del Ferrocarril Eléctrico al Pacífico, se finalizó en 1942.

Se declara patrimonio al ser un inmueble de más de 60 años, ligado al progreso cultural y social del distrito de La Asunción.